C/Laguna de Cameros 8, 28021 Madrid

4 consejos para ajustar correctamente tu silla de oficina

Silla-Mesa de dirección Up

Hoy en nuestro blog te contamos cómo ajustar correctamente tu silla de oficina.

Silla de oficina de Sedus

Por nuestro trabajo, y sobretodo si ocupas un puesto con funciones administrativas, se pasan largas jornadas sentados en nuestra silla de oficina. Hacerlo de una forma incorrecta durante más de 6 horas puede acarrearnos a la larga importantes molestias como dolores musculares de cuello y espalda, hormigueo en las piernas y otras dolencias derivadas de una higiene postural deficiente. En ocasiones, el problema tan solo puede solucionarse cambiando el equipo por una sillería más ergonómica que permita ajustarse a las necesidades de cada usuario, pero en otras muchas, estos dolores se derivan de hábitos y costumbres incorrectas de nuestra forma de sentada que pueden ser corregidas con un sencillo ajuste de la silla.

Descarga una guía de decoración de oficinas

Cómo ajustar correctamente tu silla de oficina

Pensando en ti te presento a continuación 4 consejos útiles para que ajustes tu silla mejorando y cuidando tu salud.

1. Ajusta la altura del asiento de forma exacta. Siéntate de forma que tu espalda quede totalmente apoyada, asegurándote de que tus piernas formen un ángulo de 90º. También debes poder situar tus antebrazos sobre la mesa en paralelo con tus muslos. Si la silla cuenta con reposabrazos regulables, ajústalos para que queden a la altura del tablero de la mesa aproximadamente. En el caso de que la mesa de trabajo te quede demasiado alta y no pueda regularse en altura, necesitarás la ayuda de un reposapiés para que tus pies no queden colgando.

2. Ocupa toda la superficie del asiento. Debes ocupar completamente el asiento de tu silla para que el respaldo pueda realizar la función para la que fue diseñado. Así, trata de sentarte lo más atrás que puedas, pegando tu trasera al respaldo de la silla y dejando un espacio de aproximadamente una mano entre el asiento y tus rodillas.

3. Regula el respaldo a tu cuerpo. Nuestra columna vertebral debe mantener su forma natural en “S” suave. El respaldo tiene que ayudarte a que apoyes tu espalda de forma efectiva en todos los puntos y posiciones. Para ello, ajusta la altura del respaldo de modo que el refuerzo lumbar sujete la espalda en la zona entre la 3ª y la 4ª vértebra.

4. Siéntate de forma dinámica. El cuerpo del ser humano no está pensado para pasar largas horas sentado sin movimiento. Lo recomendable sería que tomaras breves pausas para desconectar y moverte un rato, pero si debido a tu trabajo tienes que pasar mucho tiempo sentado, al menos trata de cambiar la postura a menudo. Algo tan sencillo como desbloquear el respaldo y cambiar frecuentemente de posición vertical a otra inclinada será suficiente para disminuir la tensión muscular y favorecer el riego sanguíneo.

Si trabajas en una empresa con filosofía hotdesking y cada día ocupas una silla distinta, regular tu silla correctamente debería convertirse en el hábito que realizaras cada día al llegar a la oficina. Te animamos a que pongas en práctica estos consejos y nos cuentes tu experiencia.

Descarga una guía de decoración de oficinas

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.