C/Laguna de Cameros 8, 28021 Madrid

Diseño para oficinas pequeñas: la importancia de los colores y el mobiliario

Diseño para oficinas pequeñas

Dicen que las mejores esencias vienen en frascos pequeños, y aunque los metros nunca sobran cuando se trata de una oficina, el diseño puede hacer auténticas maravillas con los espacios más limitados si sabemos combinar el mobiliario y los colores adecuados. 

El color, la luz y el mobiliario son los principales responsables de generar sensación de amplitud, que es precisamente lo que buscamos en una oficina pequeña. Aprende a utilizar estos elementos para que los metros disponibles en tu oficina den la sensación de ser el doble.

La importancia del color en el diseño de oficinas pequeñas

Los colores claros y luminosos son tus mejores aliados para que la oficina parezca más grande. Apuesta por los blancos y cremas, si quieres introducir más diversidad los tonos pastel como el verde, el rosa o el azul en su forma más suave también son una opción. 

Para el techo, el color blanco es el que más luminosidad aporta, aunque también puedes pintarlo del mismo color que el resto de las paredes, generando una unidad cromática que favorece la sensación de amplitud, siempre que sea en tonos muy claros. 

Si prefieres una oficina con algún contraste puedes pintar la pared opuesta a la entrada en un tono un poco más intenso que el resto de las paredes para favorecer la sensación de profundidad en el espacio. Este truco funciona muy bien con las estanterías, pintando el interior para que parezcan más hondas. 

En cuanto al color de los muebles, en las oficinas pequeñas es mejor que mantengan la misma línea cromática que las paredes, así se consigue un efecto de continuidad que amplía el espacio visualmente. 

La importancia del mobiliario 

Cuando trabajamos con una oficina pequeña “menos es más” en el diseño. El reto es lograr la máxima funcionalidad sin recargar el espacio. Para ello, escoge muebles que aporten ligereza visual en sus formas y materiales:

El cristal, el vidrio, el acero y el metal son buenos materiales para un mobiliario ligero, ya que permiten diseños con patas y tableros finos que dan profundidad. Además, son materiales que reflejan la luz y aportan luminosidad a los espacios.  Las líneas rectas también ayudan a mantener el espacio limpio, huye de la madera y de las líneas recargadas. 

El orden también ayuda a que los espacios no parezcan abigarrados, utiliza cajoneras, armarios bajos, estanterías de pared, y soluciones de almacenaje para no mantener demasiado objetos a la vista. Un espacio organizado y diáfano en la medida de los posible dará mayor sensación de tranquilidad fomentará un ambiente productivo. 

El mobiliario flexible puede ser un gran aliado si necesitan ampliar la funcionalidad, con un solo elemento podrás disponer de varias soluciones en función de las necesidades que surjan en cada momento.

Por último, para conseguir redondear un diseño que aproveche al máximo los metros cuadrados de tu oficina no puedes olvidarte de la luz: Coloca las mesas de trabajo junto a las ventanas, utiliza estores que permitan pasar y regular la luz, y apoya la iluminación natural con puntos de luz específicos para los puestos de trabajo. ¡La luz siempre amplía los espacios!

Y recuerda, si necesitas ayuda con tu diseño de oficina o para elegir el mobiliario, siempre puedes contar con LAMBDA3 para crear la mejor versión de tu espacio de trabajo.

Posts Relacionados

Dejar un comentario

Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.