C/Laguna de Cameros 8, 28021 Madrid

Cuál es la mejor iluminación para una oficina

Iluminación en la oficina

La luz regula los ritmos circadianos de los trabajadores, y su influencia es tan importante que es capaz de alegrar su ánimo y mejorar la productividad. Los beneficios de una iluminación adecuada han sido descritos en innumerables investigaciones científicas, demostrando que la luz mejora la salud, previene enfermedades, y motiva a los empleados entre otros muchos efectos positivos… ¡cuando se utiliza bien!

En este artículo te contamos cómo conseguir la iluminación perfecta para tu oficina.

tipos de iluminación para la oficina

Contar con una sola fuente de luz en la oficina, por más potente que esta sea, puede generar cansancio, estrés, y malestar. Para dar luz a una oficina de manera equilibrada y conseguir la máxima productividad de los empleados es necesario incorporar tres tipos diferentes de luz, que cumplen funciones complementarias.

¡Te contamos cuáles son y dónde deben ir situadas!

Iluminación general

La iluminación general, como su nombre indica, es la que aporta la principal fuente de luz a las estancias. Debe ser una iluminación uniforme y bien distribuida por toda la sala, por eso se suele situar en el techo, aunque también se puede situar en las paredes para conseguir una luz más difusa. Para lograr uniformidad, las lámparas de oficina y los tubos perimetrales a lo largo y ancho de la estancia -y de bajo consumo- son una opción idónea.

Con este tipo de iluminación se consigue la luminosidad general de la sala, evitando las sombras y los contrastes, además, si en algún momento es necesario redistribuir el mobiliario no será necesario reconfigurar esta iluminación, ya que debe ser uniforme en toda la sala.

Iluminación focal

La iluminación focal está compuesta por los puntos de luz dirigidos específicamente a iluminar un sitio concreto, no puede faltar en los puestos de trabajo, donde la iluminación general no es suficiente.

Este tipo de iluminación se consigue habitualmente con los flexos de mesa, aunque también se pueden utilizar lámparas colgantes para oficinas desde el techo que aportan además un punto decorativo y original a la estancia.

Resulta muy interesante que la iluminación focal en los puestos de trabajo cuente con un regulador para que cada trabajador pueda adecuar la intensidad de la luz a las necesidades de su actividad. 

Iluminación decorativa

Para completar una iluminación perfecta en la oficina contamos con la iluminación decorativa, también llamada de ambiente, que está enfocada a resaltar y potenciar el factor estético de los lugares de trabajo.
Las lámparas siempre se han utilizado como elementos decorativos, y en la actualidad las posibilidades son infinitas: lámparas de pie, colgantes, suspendidas, modernas, vanguardistas, etc.

Son ideales para zonas destinadas al relax, como las salas de descanso de los empleados, los lugares de soft seating, las recepciones, etc. En estos lugares lo más recomendable es utilizar luces cálidas y suaves, que potencien el bienestar e induzcan el relax sin causar destellos.

Con estos tres tipos de iluminación conseguirás una luz perfecta en cada una de las salas de tu oficina. Como consejo final, te recomendamos que aproveches al máximo también las fuentes de luz natural de tu oficina.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.