C/Laguna de Cameros 8, 28021 Madrid

La importancia de una silla reclinable en tu oficina

silla reclinable en tu oficina

El dolor de espalda es una de las incomodidades más frecuentes que sufren las personas que trabajan en oficinas. La ergonomía y la higiene postural son las principales armas para prevenir los dolores musculares, evitar lesiones y mejorar la calidad de la salud laboral.

Una silla de oficina reclinable es fundamental dentro del mobiliario ergonómico, su función es ayudar a relajar los músculos de la espalda, permitiendo bascular hacia delante y hacia atrás todo el tronco superior sin perder el apoyo lumbar. Este movimiento favorece los cambios posturales sin perder el correcto alineamiento de la espalda, ayuda a mejorar la circulación del flujo sanguíneo, y relaja la zona lumbar.

Una silla de oficina reclinable puede ahorrarte más de una visita al fisioterapeuta…pero ¡no todas las sillas de oficina reclinables son iguales ¡Vamos a ver los diferentes tipos, y cuáles son las más indicadas!

Tipos de sillas reclinables

  • Silla de oficina reclinable:  Son el tipo de silla más generalizado porque es el que mejor se adapta a casi todas las fisonomías. Cuando el usuario se inclina y ejerce presión con la espalda, el respaldo se inclina también, acompañando el movimiento y proporcionando el soporte necesario. Al volver a cambiar de postura, el respaldo de la silla vuelve a su posición original.
  • Silla de oficina inclinable: La diferencia principal de este tipo de sillas es que poseen un mecanismo que permite adaptar la inclinación del respaldo para lograr la posición deseada en función de la altura del usuario.
  • Silla de oficina fija: El último tipo de sillas de oficina reclinables es el que posee un mecanismo fijo, es decir, la inclinación del respaldo es permanente. Estas sillas no son muy recomendables para puestos operativos, ya que pueden dificultar la concentración y la actitud de la persona ante el trabajo.

Usos de las sillas reclinables

El uso de una silla de oficina reclinable resulta adecuado en los puestos operativos, ya que permite realizar cambios de postura, y alivia la tensión de la espalda cuando el trabajo se prolonga por varias horas.

Es importante tener en cuenta que una buena silla de operativa, además de reclinable, debe ser ergonómica y adaptarse a las características del usuario. Otro aspecto para considerar en los puestos operativos relacionado con las sillas de oficina, son las ruedas. Las ruedas proporcionan una forma de desplazamiento fácil a lo largo del escritorio sin perder la concentración.

Los despachos de dirección es otro de los sitios donde se suele situar una silla de oficina reclinable, con la particularidad de que estas sillas suelen más amplias y tener el respaldo más alto.

Aunque este tipo de mobiliario resulta muy versátil, hay lugares en los que no es apropiada la colocación de una silla de oficina reclinable, este es el caso de las salas de espera, las zonas de paso, las sillas destinadas a los clientes, y las salas de formación. Como alternativa puedes utilizar los sillones, sofás, sillas de confidente, o sillas de oficina más tradicionales.

Posts Relacionados

Dejar un comentario