C/Laguna de Cameros 8, 28021 Madrid

Mostradores recepción ¿Cuál es el más adecuado para tu proyecto?

mostradores de tiendas

Los mostradores de recepción juegan un papel fundamental en la funcionalidad y diseño de una oficina.

mostradores de tiendas

De hecho, son uno de los primeros elementos con los que nos encontramos al entrar en ellas, sino el único cuando hablamos de salas de espera y recepciones en las que no existe otro tipo de mobiliario. Sin embargo, si bien los mostradores de recepción deben ser visualmente atractivos, no se puede olvidar que además de ser una de las primeras impresiones que la propia empresa da a su público y a los trabajadores, son también el puesto de trabajo de alguien.

Precisamente por la razón de que cumplen estas dos funciones principales, y otras secundarias, no es tan sencillo elegir un mostrador de recepción que se ajuste a cada proyecto de forma individual. Se deben analizar bien las funciones que debe cumplir y a partir de ahí elegir el modelo más adecuado en cada caso. A continuación te damos algunas ideas que pueden orientarte en la elección final en base a los mostradores de recepción más habituales en los catálogos.


Descarga una guía de decoración de oficinas

Mostradores recepción ¿Con cuál me quedo?

mostradores recepcion

  1. Según la forma de los mostradores: Los mostradores de recepción pueden adoptar diferentes formas según el fabricante que los diseña. La forma será clave a la hora de crear un espacio agradable, pero también deberá ser la ideal para la función que tenga el mostrador. En ocasiones un diseño rectangular recto no es tan llamativo estéticamente como uno curvado pero puede resultar mejor en el desarrollo de la función de los trabajadores que estarán detrás de él.
  2. Según el número de trabajadores que los utilicen: El mostrador de recepción debe adaptarse perfectamente al número de personas que se encontrarán en él, tanto en los puestos fijos como en aquellos que quizás son temporales. Conocer este dato te ayudará a crear un espacio de trabajo mucho más cómodo para todos.
  3. Según la función que vayan a tener: Un mostrador de recepción puede tener diferentes funciones dentro de la empresa. En ocasiones solo se trata de un lugar en el que se recibe a los clientes, pero en otras se combinan tareas con las llamadas de teléfono e incluso funciones administrativas. Debes considerar todo eso a la hora de elegir un elemento que se adapte a todos esos trabajos y tenga espacio suficiente para cada uno de los objetos que se van a necesitar.
  4. Según el diseño de la oficina: La parte estética también juega un papel importante a la hora de diseñar el espacio. Todo lo anterior debe conjugarse para crear un ambiente agradable y que encaje en la filosofía que la empresa pretende transmitir al cliente, y a sus empleados.

Los que hemos analizado anteriormente son los datos clave que debes considerar a la hora de elegir un mostrador. Cuando tengas dudas a la hora de decantarte por uno u otro, piensa que la funcionalidad va siempre antes que cualquiera de las otras variables puramente estéticas. Cuando todo puede encajar, mucho mejor, pero sino, o bien cambias el producto y buscas uno que cumpla ambas condiciones, o bien adaptas de nuevo todo el diseño físico al mobiliario que mejor encaja en el uso que se le dará. ¿Habías tenido en cuenta todos estos factores antes de elegir un mostrador de recepción?


Descarga una guía de decoración de oficinas

Entradas relacionadas

Comentarios (2)

desearia saber presupuesto de mostrador que teneis publicado en la pagina rojo y blanco con mostrador y mesa
gracias

Buenos días Carolina,

Si te parece bien uno de nuestros comerciales te contactará.

Un saludo

Dejar un comentario

Preferencias de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.